Recent Posts

Archive

Tags

No tags yet.

La confianza como base para construir capital social

De acuerdo a Huppé y Creech (2012) podemos definir el capital social como un entretejido de confianza, valores compartidos y entendimiento que permite que diversos actores trabajen juntos para lograr resultados colectivos y objetivos comunes.

La confianza se refiere a la expectativa de que otros actores se abstendrán de un comportamiento oportunista, incluso cuando tienen la oportunidad de hacerlo. A su vez, la mutualidad es el reconocimiento de la interdependencia mutua y el interés común entre los actores, y la reciprocidad considera que la conducta de un actor lleva a otro actor a comportarse de una determinada manera (por ejemplo, las acciones positivas de un actor son correspondidas por la actitud positiva de otro actor).

Una mayor confianza entre los actores refuerza la mutualidad y la reciprocidad, y viceversa. Si hay confianza entre los actores, es más probable que inviertan sus recursos en procesos de colaboración, incluyendo invertir recursos en formar y mantener relaciones. Por otra parte, la confianza estimula el aprendizaje de los actores entre sí, proporciona una sensación de estabilidad en las relaciones y ofrece a los actores una base más sólida para la colaboración; esto, a su vez, promueve la mutualidad y reciprocidad.

La interdependencia crea un motivo fuerte para la colaboración. Incluso cuando hay una historia previa de antagonismo o falta de confianza entre las partes interesadas, el reconocimiento de que hay interdependencias puede servir como una base común para construir confianza. La confianza, la mutualidad y la reciprocidad se basan en interacciones, y permiten generar un ciclo virtuoso de comunicación, confianza, compromiso, comprensión, como resultado del proceso iterativo. Cuando hay un alto grado de interdependencia entre los actores, es probable que la confianza que conduce a un comportamiento positivo resulte en beneficio mutuo, resultado que posteriormente genera un mayor nivel de confianza entre los actores.

Silicon Valley es un ejemplo del poder que desencadenan las relaciones de colaboración. Los estudios han demostrado que el éxito económico de la región se debe en gran parte a las interacciones productivas entre las diversas instituciones, instrumentos y entidades, como son las universidades (Stanford y de California entre otras), la política de gobierno, empresas, bufetes de abogados y otras redes de negocios.

#costefficiency #returns