Recent Posts

Archive

Tags

No tags yet.

Transforma y su continuidad

Tal como lo demuestra la experiencia comparada, no existe un camino único hacia el desarrollo. El desafío está en identificar nuevos sectores que le den un impulso al crecimiento, crear espacios para que nuevas empresas florezcan y se expandan, y al mismo tiempo crear oportunidades para beneficiarse de las nuevas tecnologías. Esto con el objetivo de lograr un desarrollo más sustentable e inclusivo.

Chile, desde ya hace más de una década, ha estado en búsqueda de estrategias que le permitan diversificar su matriz productiva y así dejar de depender tan fuertemente del precio del cobre. En particular CORFO los últimos cuatro años ha estado impulsando el proyecto Transforma, que consiste en una serie de programas estratégicos inspirados en el enfoque de especialización inteligente.


El objetivo de la especialización inteligente es aprovechar las fortalezas existentes en las regiones, para identificar nuevas oportunidades de crecimiento (o nichos ocultos), y para generar nuevas plataformas sobre las cuales las regiones puedan construir una ventaja competitiva y actividades de alto valor agregado.


La especialización inteligente emana de la idea de que las regiones tienen diferentes estructuras económicas e institucionales que dan forma a las posibilidades para su desarrollo futuro. Esto es lo contrario a la idea de políticas únicas que vienen diseñadas centralmente desde “arriba hacia abajo” y que asumen que una misma solución aplica a todas las regiones por igual.


En Chile el proyecto Transforma se basó en cuatro pilares : i) el cambio hacia la minería inteligente y verde a favor de la adopción y desarrollo de nuevas tecnologías, ii) entrar en nuevas actividades y sectores con alto potencial de crecimiento en economías globales y con alto contenido de conocimiento siguiendo un enfoque de especialización inteligente, que incluye energía solar, iii) aprovechamiento del potencial sin explotar en regiones más allá de la capital, y iv) promoción del emprendimiento.


Los programas Transforma incluyen visiones de largo plazo y hojas de ruta que consideran las tendencias y cambios tecnológicos. Es decir, Chile ha estado trabajando en desarrollar competencias para atisbar el futuro. En relación con la velocidad del cambio tecnológico, aún no se conoce totalmente el impacto potencial de las nuevas técnicas de fabricación, digitalización y la automatización de los sistemas de producción. En esta línea, países como Chile necesitan aumentar su nivel de conocimiento de nuevas tecnologías que pueden cambiar las “reglas del juego” competitivo de un sector o una industria para adaptarse y/o permitir un salto competitivo.


Finalmente, hay que tener en cuenta que Chile también realizó un trabajo conjunto con la OECD y el BID en el que se revisó la política de transformación productiva, y cuyos resultados fueron presentados hace poco en Santiago. Hay varias áreas que mejorar, pero este tema da para otro artículo.

El desafío que se plantea al cierre de este período de cuatro años es el futuro de Transforma y la continuidad de la estrategia de transformación que seguirá el nuevo gobierno.